MUDANZA DE CASILLA DEL CAMNE EN LA SALADITA

Por Roberto Villaverde

El sábado 23 de abril de 2005 concurrimos a la laguna La Saladita con el objeto de realizar la mudanza de nuestra casilla, unos metros hacia un costado, a fin de despejar el paso, a pedido del Club de Regatas de Avellaneda.

Los primeros en llegar, comenzaron con el fuego para el asado y el vaciado de la casilla, a fin de aligerarla para su posterior movilización.

El desafio era vencer una cuesta, con el obstáculo de una gran piedra y un tronco, agregándole la dificultad de tener que virar la casilla unos grados a la izquierda, para finalmente girarla sobre su centro, hasta su definitiva posición.

Cuántas veces oimos hablar sobre la posibilidad de que no fueron los egipcios los que construyeron las pirámides, desplazando los bloques sobre troncos, sino que seres extraterrestres se encargaron de la tarea.

Nosotros pudimos comprobar que perfectamente pudieron ser los egipcios quienes lo hicieron, ya que emplemos el método citado, aunque no nos hubiera venido mal la ayudita de algún extraterrestre.

Improvisamos, con 2 tablas apuntaladas con tacos, una rampa para subir la cuesta, colocando los troncos para rolido, siempre tratando de colocar la casilla en balancín, para facilitar la tarea. Hasta sufrimos la rotura de una de las tablas bajo la casilla, en plena cuesta, que rápidamente superamos con la colocación de tacos en la zona siniestrada.

Luego vino la fuerza bruta... y la casilla estaba casi en su lugar. Faltaba girarla unos 90 grados. Después de varias discusiones sobre el método, se decidió ubicar un tronco lo más al medio posible, balancerla, y girarla con la menor fuerza posible. Finalmente, se logró y la casilla quedó ubicada en su -esperemos definitiva ubicación.

Claro que también debió reinstalarse la electricidad (recordar que no solo tiene luz interior, siempre dejamos cargando la bateria del motor eléctrico del club), y debimos agregar planchas de chapa y rejas para protejerla de la lluvia y dueños de lo ajeno, y aquí es donde ocurrió un pequeño percance.

Quien escribe, debutó en las artes del remachado, y luego de cierto éxito, se provocó un tajo en la yema del dedo mayor. Como toda organización responsable, no faltaba el botiquín de primeros auxilios, y el mismo presidente Andrés Hollmann asistió al "accidentado". Nada grave.

Para cerrar la nota, el CAMNE agradece a quienes se acercaron a dar una mano, inclusive quienes concurrieron con herramientas adecuadas para los trabajos: Gustavo Fernández, Oscar Valsagiancomo, Gabriel García, Juan Carlos Lago, Fabián Coronel, Ricardo Franceze, Andrés Hollmann, Manuel Romero, Luis Crego, nuestro "fotógrafo oficial" Juan Carlos Sanguinetti, y Roberto Villaverde.

A continuación las fotos del evento.
Click sobre las imágenes para ampliar.


Ya en su lugar, la casilla es "blindada" Hubo que cortar varios chapones a fin de protejer las ventanas
Aquí el incidente: Roberto Villaverde es asistido (la culpa fue de la remachadora?)
Ya está, no fue nada grave. Lo de siempre: uno trabaja y los demás miran/opinan/critican/dan órdenes...
Ya en su definitiva ubicación
El merecido descanso de Gustavo "Manolito" Fernández        

Volver