"Salvaojos" para las antenas de las radios

Por Roberto Villaverde

Las antenas de los transmisores de las radios, si bien no terminan en punta, representan un potencial peligro teniendo en cuenta que los timoneles estamos muy cerca uno del otro, y a veces giramos para estar siempre apuntando (innecesariamemte) a nuestros modelos, con el consiguiente peligro de lastimarnos, por ejemplo, un ojo de la cara, sobre todo porque sostenemos las radios inclinando las antenas hacia arriba, en ángulo, a la altura de nuestras cabezas (hay equipos que directamente llevan las antenas en ángulo hacia arriba).

Aqui les presento una solución eficaz, simple y efectiva, pues, no solo es de manufactura sencilla, tamién lo es su instalación y extracción para el transporte. Y lo más importante, no se cae accidentalmente.

Se trata de usar esos "huevitos" plásticos, los pequeños, que vienen en mitades, con golosinas y alguna sopresa dentro, que no es motivo de este artículo. Una vez consumido el interior, podemos utilizar la carcasa para nuestro cometido, como explico en el gráfico a continuación. Espero les resulte útil, yo ya me hice 3, una para cada radio. Saludos.

Los huevitos plásticos vienen en 2 mitades...
... que separamos en, digamos, mitad superior y mitad inferior
A la superior lo practicamos una ranura de unos 2 mm (el ancho del tramo más pequeño de la antena) en la pestaña que calza en la mitad inferior.

A la mitad inferior, un semicírculo de 2 mm, a la altura de donde terminaria la ranura de la otra mitad, una vez armado el conjunto

Colocamos la antena, obviamentre a la altura del tramo más pequeño, de manera que entre la punta de la misma, alineada con la ranura y el orificio (de todos modos este último se centra girando la mitad inferior)
Lo anterior, pero visto de costado, mostrando cómo quedaria el "peligroso" extremo de la antena dentro del huevito
Listo, ahora la punta de la antena no reviste peligro.

Volver